Escapes

El tubo de escape de su coche reduce el ruido, la temperatura y la velocidad de salida de los gases así como de las emisiones contaminantes y mejora el rendimiento de su motor. El sistema de escape está sometido a duras pruebas: cambios frecuentes y elevados de temperatura, corrosión interna por la acidez de los residuos gaseosos, corrosión externa por el agua y la sal, deben ser objeto de atención particular.

El desgaste del sistema de escape de un vehículo se identifica por Vibraciones o ruidos de golpeteos, Sonido grave, como el de vehículos de carreras, Sonidos de arenilla en los bajos, Pérdida de potencia, , hace ruido al arrancar, el humo desprendido por su tubo de escape es más denso y oscuro que de costumbre… Estos síntomas indican que ha llegado el momento de hacer controlar el escape de su coche.